Qué caldera debo instalar según la normativa vigente?

Qué caldera debo instalar según la normativa vigente?

Actualmente a la hora de escoger un equipo de calefacción y agua caliente sanitaria hay que conocer algunas limitaciones legales que debe cumplir cualquier aparato, adaptándose a las nuevas normativas sobre instalación de calderas.

Las exigencias técnicas y requisitos que establecen dichas normativas afectan básicamente a la eficiencia energética, medidas de seguridad y condiciones de bienestar e higiene.

El 26 de Septiembre del año 2015 entró en vigor la nueva normativa europea sobre eficiencia energética. Desde ese día hay que hacer el montaje de calderas de condensación en todas las obras nuevas, con el objetivo de reducir la contaminación por CO2 y gases contaminantes en los vertidos a la atmósfera y aumentar el rendimiento energético de los equipos.

En España el Real Decreto de Instalaciones Térmicas en Edificios (RITE) de abril de 2013 ya había modificado los requisitos para que en viviendas de obras nueva se instalara siempre una caldera de condensación, que son sin lugar a dudas las mejores calderas desde el punto de vista de eficiencia energética.

Sin embargo, en el caso de substitución de una caldera vieja por una caldera nueva, deben tenerse en cuenta el tipo de vivienda y de instalación antes de elegir una clase u otra:

  • Caldera atmosférica: su instalación está prohibida en viviendas. Sólo se puede instalar en salas de calderas con extracción de aire independiente.
  • Caldera estanca: sólo se puede instalar en viviendas unifamiliares aisladas (no adosadas). En bloques de pisos se puede instalar sólo si la extracción de humos se hace en la cubierta del edificio (tejado). Hay que tener en cuenta los metros máximos de chimenea marcados por el fabricante para verificar que la caldera funcionará correctamente.
  • Caldera de clase 5: en caso de no ser posible la instalación de una caldera estanca, se optará por una caldera de bajo nivel de emisiones de NOX, es decir, o una caldera estanca de bajo NOX ó una caldera de condensación. Con este tipo de calderas la normativa permite la extracción de humos directamente a la fachada o a un patio de ventilación interior. Con una caldera de condensación hay que tener prevista la instalación de un desagüe.

 

¿Cómo afecta esta nueva normativa europea?

La directiva tiene dos líneas de actuación:

Energy related Products (ErP): afecta a los productos del sector de la energía y regula la eficiencia energética (rendimiento) y las emisiones que producen.

Energy Labelling Directive (ELD): establece como obligatoria la etiquetación sobre eficiencia energética de los equipos. Esta etiqueta se entrega junto con la documentación del aparato y en ella se detalla claramente la calificación energética y el nivel de sonoridad del mismo.

 

La nueva regulación prohíbe a los fabricantes producir y sacar al mercado cualquier equipo que no cumpla con los requisitos aprobados. Debido a este cambio, hay tecnologías que acabarán desapareciendo de la venta a medida que las existencias de los productos ya fabricados se vayan agotando.

En el caso de las calderas de gas, desaparecerán la caldera estanca y la de Bajo NOX (la atmosférica ya estaba prohibida para viviendas). A partir de ahora solo se podrán fabricar calderas de condensación debido a su alto rendimiento, su bajo consumo y las bajas emisiones de CO2 y NOX que producen.

La tendencia apunta a que solo se fabricarán y se harán instalaciones de calderas de condensación por las importantes ventajas que aportan:

  • Son más eficientes porque reutilizan la energía proveniente del vapor de agua y  permiten recuperar de forma parcial o total el calor perdido.
  • Son de alto rendimiento ya que tienen menos pérdidas debido a su cámara cerrada. Alcanzan hasta el 110%.
  • Son responsables con el medio ambiente, con menos combustible obtienen más energía.
  • Permiten ahorrar dinero ya que necesitan menos potencia para funcionar y tienen una vida útil más larga.

Instalación de calderas estancas y de baja emisión de NOx

 

Las directivas europeas obligan a dejar de fabricar equipos que no reúnan los requisitos exigidos, pero no paraliza a la hora de comprar una caldera fabricada anteriormente.

Esto supone que progresivamente desaparecerá la instalación de calderas estancas y las de bajo NOX, pues aunque no esté prohibida su comercialización e instalación, han dejado de fabricarse, repercutiendo previsiblemente en la adquisición de repuestos para posibles reparaciones.

Las calderas estancas y de baja emisión NOX deben cumplir unos requisitos de salidas de humos diferentes de las calderas de condensación. En este tipo de calderas hay que incluir dos tubos, de los cuales uno es de extracción de humos, y otro para entrada de aire limpio al interior de la caldera.

La instalación de los tubos puede ser:

-Coaxial, que integra los dos tubos, alojando el de mayor diámetro que normalmente suele ser de 10 cm y es el que toma el aire limpio, al de menor diámetro habitualmente de 6 cm, que conduce hacia fuera el aire con restos de la combustión. La instalación de calderas con tubos coaxiales puede realizarse con salida vertical u horizontal de humos.

Con salida de doble flujo, son las que constan de dos tubos independientes para entrada de aire limpio y salida de gases, contando con la ventaja de ampliar hasta los 20 metros la distancia máxima en la instalación, con tubos de 8 cm. de diámetro. Los tubos de extracción de humos de éste tipo de calderas siempre son metálicos.

Con respecto a la instalación calderas de condensación, en éste tipo de calderas al cambiar el funcionamiento, no es necesario incorporar recogida de condensados, ya que están preparadas para trabajar a menor temperatura y además provocan el retorno del agua nuevamente al equipo. Hay que prever siempre un desagüe para la evacuación constante del agua. A diferencia de los otros tipos de equipos, las calderas de condensación instalan tubos de salida de gases de polipropileno en lugar de metálicos, de 6 y 10 cm. en instalaciones coaxiales, ya que funcionan con temperaturas más bajas de los gases, pero deben resistir la corrosión provocada por los residuos que contiene el agua de condensación. Las instalaciones coaxiales pueden también ser verticales u horizontales. También se puede hacer la instalación de caldera condensación con salida de doble flujo, utilizando dos tubos de 8 cm. de diámetro

No Comments

Post A Comment